OliNo Energías Renovables

Just another WordPress weblog

¿Es más eficiente lo suficientemente bueno?

Publicado por Marcel van der Steen en Ahorro de energía Añade comentarios

Los dispositivos son cada vez más económico, los responsables políticos están contentos con esto. Pero ¿es realmente así, vamos en la dirección correcta? ¿O estamos engañando a nosotros mismos? Según la AIE (Agencia Internacional de Energía) debemos realizar, con ahorro de energía, más del 50% de la reducción de las emisiones de CO2 necesarias para los objetivos internacionales sobre el clima para el año 2030. Hace mucho tiempo la política esta ocupada con esos ahorros a través de una mayor eficiencia, pero el uso total de energía de los hogares europeos entre 1990 y ahora sólo aumentó aún más.

OliNo también presta gran atención a la eficiencia energética y conduce la investigación en dispositivos de bajo consumo de combustible. En otros lugares se trabaja en crear sitios web que presentan los primeros 10 sitios web que muestran a función del tamaño (tipo de vehículo, o el diámetro de televisores de pantalla) los modelos más económicos en una tabla. Sin embargo, en esas categorías se encuentra una razón importante por la cual a pesar de los esfuerzos de las últimas décadas, la energía total de los consumidores, sigue aumentando.

Los dispositivos son más económicos, pero el crecimiento de la población, la tendencia a los pequeños (leer más) hogares, un crecimiento explosivo en el número de dispositivos de un consumidor medio y por último pero no menos importante el hecho que estos disoositivos son cada vez más grande y más lujoso, total resulta que esto conduce a un aumento en el consumo de energía. Hay también el efecto “rebound”; algunos científicos argumentan que con la venida de dispositivos más eficientes, esto conduce a un mayor uso y más dispositivos y resulta en un consumo mayor que antes.

Hace un año, el ECEEE, el Consejo Europeo para una Economía Eficiente en Energía, hizo una conferencia sobre este tema, titulado “¿Es eficiente suficiente?” El problema segun la ECEEE es que, incluso los ejemplos más exitosos del consumo de energía como los frigoríficos eficientes, nunca llevan a una reducción de energía consumido por este tipo de dispositivos, sin embargo, en el caso mejor llevan a una estabilización de la energía consumido. Nunca antes los consumidores tenían dos frigoríficos en lugar de uno, y nuna antes eran tan de grande como hoy en día. ¿Por qué dejar tu primero frigorífico cuando el nuevo consuma casi niente y tiene un pequeño costo adicional? Estabilización del consumo entonces, mientras que el IPCC asume que para evitar un desastre demasiado grande al menos necesitamos una reducción sustancial de toda la energía que se consuma.

En muchos otros casos (por ejemplo, televisores), la política (europea) no previene que la energía sigue aumentando. En las tiendas de electrónica le dice al “asistente experto”, con serio, que si el banco está más de dos metros de la televisión se necesita, sin duda, al menos una pantalla de 100 pulgadas, para poder disfrutar de las películas. Justo antes de la introducción de la etiqueta energética de los televisores, el consumo anual de electricidad de la televisión en la UE es de 70 TWh (teravatios, sí!). Se espera que aumente a 90 TWh en 2020. De hecho, eso se espera, a pesar de la etiqueta energética, los estrictos requisitos sobre el consumo en standby y la aparición de la eficiente televisor LED LCD.

Las diferentes normas ambientales (por ejemplo, la etiqueta energética de la UE, o Energy Star) relacionan el consumo de electricidad máximo autorizado de los televisores con el tamaño de la pantalla: cuanto mayor sea la televisión, más que pueden consumir. Aclaración: una pantalla de 42 pulgadas tiene un área de pantalla de 48,6 dm2. (Fuente: Los aparatos de televisión (TV): Recomendaciones para el Diseño de Políticas, agosto de 2011, Anette Michel, Eric Bush, Barbara Josephy; TIG (Topten International Group), París.)

A pesar del tono sombrío de lo anterior, hay soluciones reales. Esas requieren creatividad, coraje y enfoque a nivel europeo. Los participantes en el Congreso ECEEE hicieron las siguientes propuestas:

para un producto determinado, se debe establecer un límite absoluto a la energía consumida máxima, un “limite de suficiencia”, independientemente de su tamaño y características. Luego los fabricantes que presentan televisores más grandes o refegeradores con lujosos dispensadoes de hielo, tienen que asegurar que esos productos no consuman más del limite máximo para cada tipo de producto. En realidad, como con la prohibición de las bombillas incandescentes tan debatida: las bombillas (incandescentes) no están prohibidos, si alguien inventa una bombilla dentro de los límites permisibles de eficiencia pueda abrir una tienda. Se lo llama legislación neutral sobre technología: sólo cuenta el resultado y cómo llegar allí es según la imaginación del fabricante. La política de la lámpara es por lo tanto, mucho menos tutelada que unos periódicos espavilados nos quieren hacer creer.

porque la política actual que se centra en las categorías de productos no tienen éxito, sería posible que se define un límite en el consumo total de electricidad permisible por hogar. Terrorismo de estado? El comunismo? En países como Francia e Italia es muy normal que los hogares pagan una tarifa eléctrica más baja si optan por una conexión que hace pasar menos corriente. Al mismo tiempo encender el horno y la lavadora no se puede, por ejemplo. Moverse de este sistema (un limite de kVA, potencia) a un sistema con un consumo máximo anual (un limite de kWh, energía) no parece un gran paso. Los verdaderos liberales entre nosotros pueden fantasear sobre derechos de kWh en un libre mercado: Quién tiene pocos equipos de lujo puede ganar dinero a su vecino con un jacuzzi en el jardín.

Una televisión típica de los años cincuenta

Y … un televisor normal, en la década de 2000. También tenga en cuenta el número de espectadores por televisor

Finalmente, un curso político más atrevido puede dar lugar a una ‘sociedad de 2000 Vatios’, una idea a partir de 1998 en la Universidad Técnica de Zurich. De acuerdo con este punto de vista, cada individuo en el mundo occidental en 2050 no puede utilizar más de dos mil vatios​​, lo que equivale a casi dieciocho mil kWh al año (no sólo la electricidad, pero el total de toda la energía utilizada). Pocos? Muchos? Ahora la media europea es de 6000 W (sí, el estadounidense hace el doble), pero en los años 1960 en Suiza se podia con esos 2000 W, en ese tiempo tampoco no era un país pobre.

Más noticias buenas: un reciente estudio británico muestra que el bien-estar en un nivel personal y de la sociedad esta mucho más vinculado al consumo relativo que al consumo absoluto. Esto significa que este hermoso mundo con gente feliz y un medio ambiente limpio nos espera más probabilmente con consumo bajo y distribuido de manera justa.

Peter van der Wilt es invesigador para Milieu Centraal. Escribió este artículo en título personal.


Deja un Mensaje

 

WP Theme & Icons by N.Design Studio
Política de Privacidad Entries RSS Comments RSS Log in